¿Cómo trabajamos?

Por medio de la consulta y a través de sesiones individuales, el usuario y el psicólogo determinarán los pasos a seguir en cada una de las sesiones.


El usuario es un agente activo  ya que con su compromiso de “el trabajo entre-sesiones”, se convierte en un autogestor de sus procesos internos de cambio, siendo el psicólogo un agente que facilita ese cambio.

El proceso empieza con la evaluación y diagnóstico que sirven para establecer cuales son los objetivos de la terapia o proceso más adecuado
, con el fin de mejorar el estado de bienestar mental, físico y/o social.

Fases en el proceso:

1. Evaluación:
 
Primer contacto o primera consulta , donde el usuario plantea su situación-problema al psicólogo para determinar si:

      - Nuestro enfoque o práctica terapéutica es la adecuada para obtener una mejoría o mayor bienestar mental, físico y social.
      - Es necesario derivarle a otros profesionales.
      - Explicar nuestro enfoque-modelo de trabajo y continuar con la evaluación.

Esta fase puede extenderse de una a tres sesiones en función de las áreas a evaluar (individual, contexto familiar, escolar…) y los cuestionarios o escalas a utilizar.
Cada sesión tiene una duración de 50 minutos o una hora de duración, pero en la fase de evaluación puede oscilar entre 70-90 minutos.

2. Diagnóstico:
 Una vez finalizada la evaluación de la situación o problema se intenta explicar al usuario por medio de un modelo explicativo cuales son:

     - Los Factores/variables que intervienen en la aparición de la situación o problema.
     - Los posibles factores/variables que mantienen el problema.
     - Las variables que lo acentúan.
     - Posible tratamiento en base al diagnóstico y evaluación.
     - Establecer los objetivos que perseguimos.

3. Tratamiento:
 El objetivo del tratamiento es enseñar y facilitar diferentes estrategias o técnicas para saber afrontar las situaciones que generan un malestar significativo, así como potenciar los recursos propios del usuario por medio del trabajo en cada sesión de tratamiento y el trabajo fuera de las sesiones ( entre sesiones: en tu casa, trabajo, colegio… vida diaria).
Es imprescindible, para que haya unos resultados satisfactorios, un trabajo
activo y continuo por parte el usuario y sus colaboradores. (familia, compañeros, amigos, profesores…).

4. Seguimiento:

 Una vez se alcanzan los objetivos planteados en la fase diagnóstica , por medio de sesiones mensuales intentamos mantener lo aprendido y generalizarlo en el tiempo para que el usuario sea autónomo en la gestión y enfrentamiento de su vida diaria.